Maripaz y Fran, como se conocen entre ellos, han sido los ganadores de los ‘Premios RCUN de investigación’ de este curso. Aunque su día a día como residentes es intenso, han encontrado un hueco para juntarse y hablar sobre su enfoque en el ámbito de la investigación.

Dr. Francisco Mendoza: ¡Enhorabuena por el premio, Maripaz! Hace ya tiempo que no te veía…

Dra. Mª Paz Morales: Igualmente, Fran. ¡Muchas felicidades! Al final, mira dónde nos volvemos a encontrar.

F.M.: Sí, entre una y otra cosa, que hemos tenido opción también de ir fuera y de poder trabajar en las áreas que nos gustan de investigación… De hecho, cuéntanos un poco sobre eso.

M.M.: Pues en Alergología la verdad es que hay una oportunidad grande de investigar. Después de estos casi cuatro años de residencia he visto que hay muchísima consulta, pero que también te impulsan a investigar. Y así ha surgido este proyecto que ha ido bastante bien. ¿Y tú en Radiología?

F.M.: En Radiología también somos muy propensos a tener casos, investigación… Estamos muy conectados con la parte tecnológica, por todas las máquinas con las que trabajamos, y la verdad es que, en la Clínica, que también son punteros en Oncología, tratan a pacientes en los que la imagen es muy importante.

M.M.: Además, en Radiología hay mucho más, ¿no? 

F.M.: Sí, sí, tenemos desde lo que es la Radiología simple hasta lo que puede llegar a ser una resonancia.

M.M.: Incluso lo que te gusta a ti: el intervencionismo, ¿no?

F.M.: Por supuesto, sí. De hecho, la gente desconoce (porque muchas veces estamos en las sombras) que hacemos procedimientos guiados por imagen; desde una biopsia, que puede ser muy importante para guiar un tratamiento, hasta tratamientos de tumores, algo que parece muy futurista, pero que yo estoy convencido de que será el futuro.

M.M.: ¿Y a ti qué te llevó a hacer investigación?

F.M.: En parte, viene guiado por el impulso del departamento. Y, además, que en mí siempre surgió esa inquietud de buscar nuevos proyectos, por ejemplo, cuando te encuentras con un caso de un paciente que desconoces qué es lo que le está pasando.

M.M.: Claro, ir más allá.

F.M.: Ir un poquito más allá, eso es. Y en el caso específico de este trabajo —y creo que coincide un poco con tu historia— partió muy de cero y fue creciendo hasta llegar al trabajo final, que es paralelo al que será mi tesis; pero es porque tenemos la opción de investigar mucho. Y en tu caso me parece que tu trabajo es básicamente parte de tu tesis. Así que cuéntanos un poco. 

M.M.: Sí, la verdad que sí. Es una suerte que los dos tengamos la oportunidad de estar haciendo nuestra tesis doctoral. Y lo que dices del proyecto, pues sí, al final en Alergología, en el tema del diagnóstico, contamos con hacer las pruebas cutáneas y con este proyecto lo que se ha logrado es desarrollar un dispositivo que, en lugar de leer de forma manual los resultados, se leen de forma automática. Como dices tú, esto es el futuro y supone un antes y un después. 

Los doctores Francisco Mendoza y Mª Paz Morales, ganadores de los premios RCUN de investigación.

F.M.: ¿Y qué es lo que leía esto?  Porque yo recuerdo haber sido partícipe…

M.M.: ¡Efectivamente! Tú fuiste partícipe, fuiste uno de los que colaboró con nosotros. Lo que hacemos son las pruebas cutáneas y luego esperamos y leemos la medida de las pápulas que surgen de esos alérgenos.

F.M.: Con una máquina, ¿no? Como un escáner. O sea, algo con la imagen tiene que ver esto. 

M.M.: Sí, sí, tú comprenderás de eso, así es. ¿Y tú? El proyecto al final, por ejemplo, ¿qué aporta al paciente?

F.M.: Mi proyecto en particular es con un área muy específica de la Neurología: los síndromes Parkinsonianos. Son pacientes con temblor, a los que siempre se les hace una resonancia magnética. Habitualmente, descartábamos causas de Parkinsonismo, como pueden ser tumores o causas secundarias; pero las primarias, que son las que el neurólogo tiene más dificultad para saber cuándo tratar o qué hacer con estos pacientes, pocas luces podíamos dar con la resonancia. Y a este respecto, en nuestro trabajo, la intención era utilizar la inteligencia artificial, los datos de la imagen y otras mediciones para tratar de predecir si la enfermedad estaba presente o no en estadios iniciales. De esa forma ayudamos a los clínicos a orientar los tratamientos.

M.M.: Claro. Aportan más al diagnóstico y al tratamiento que se les pueda brindar.

F.M.: Y dentro de Alergología, ¿qué otras cosas hacen? Porque hemos coincidido alguna vez por el tema de las alergias al contraste, pero, en el día a día, desconozco un poco lo que hacéis.

M.M.: En realidad, es una especialidad un poco desconocida que, ahora que ya estoy por terminar, me ha sorprendido enormemente. Entra en diferentes ámbitos y patologías del paciente. También hay mucho diagnóstico diferencial y el tema de medicamentos, que es donde entramos con ustedes y que es también muy importante.

F.M.: ¡Qué interesante! Oye, y otra pregunta, ¿cómo haces para compaginar tesis doctoral, investigación y residencia?

M.M.: Es muy complicado, porque, en el día a día, tienes muchas cosas que hacer, que no puedes aplazar, pero también está esto otro, que es una ilusión y unas ganas de saber más. Así que buscas tiempo de donde sea y dices: “bueno, aunque estoy súper cansada de haber estado todo el día en la consulta… Ahora vamos a dedicarle un ratito a esto”. Pero es la constancia y seguir ahí, porque, al final, va a aportar algo a los pacientes, que es lo que finalmente interesa. ¿Y tú como lo haces? ¿Algún secreto para ello?

F.M.: Parecido a lo que dices tú. Al final, es la pasión por lo que hacemos lo que más nos lleva. Y que las condiciones también están dadas, que eso sí que se agradece. Tú puedes embarcarte en tu propia travesía y llegar hasta donde quieras y seas capaz de hacerlo. Lo que sí comparto contigo es que hay que ser pacientes y constantes. Y lo más importante es que te tiene que gustar. 

M.M.: Y, bueno, esto del premio, que en realidad para mí fue un poco sorpresa, pues da gusto, ¿no? Al final es un reconocimiento al trabajo. A todos los que participaron: ¡muchas gracias!

F.M.: Sin duda, es un reconocimiento a tanto trabajo. Y me alegro, en tu caso, porque conocíamos el trabajo que había detrás. Y, en mi caso, se lo agradezco también a mis tutores y mis adjuntas.

Texto:
María Marcos Graziati
Fotografía:
Manuel Castells

Este artículo ha sido publicado por la Clínica Universidad de Navarra en la revista Noticias.cun.