La llamada fue antes de Navidad y para mí fue como una lotería. Antes, cuanto estaba trabajando, me daban sincopes, vértigos y me caía al suelo, tenía que estar varios días sin levantarme, iba por la calle e iba invadiendo a la otra persona o era muy difícil entrar en un supermercado”, reconoce Ángel Navas, participante en un ensayo clínico en Fase I en la Clínica Universidad de Navarra, que va a contar con un total de 12 pacientes.

Cuando tenía 20 años, Ángel comenzó a notar pérdida de audición y vértigos. Dos dolencias que se han ido agravando afectando de forma notable su calidad de vida. Actualmente no existe una opción terapéutica efectiva para el tratamiento del equilibrio, por lo que recibir esa llamada fue “una oportunidad a la que solo podía decir que sí”. 

CIFRA

12

El ensayo clínico en Fase I va a contar con un total de 12 pacientes.

Al otro lado del teléfono estaba el equipo de Otorrinolaringología de la Clínica. Era diciembre del pasado año y la Clínica comenzaba su participación en el estudio del primer implante vestibular para tratar el desequilibrio incapacitante. Tras las pruebas previas, se confirmaba que Ángel era candidato al ensayo clínico, que está liderado por el Hospital Universitario Insular de Las Palmas de Gran Canaria.

Se trata de un estudio multicéntrico europeo que investiga el primer implante vestibular otolítico para el tratamiento del desequilibrio crónico. “El implante son unos electrodos que colocamos dentro del vestíbulo laberíntico para estimular aquella parte del sistema vestibular donde está el órgano otolítico con la finalidad de mejorar el mantenimiento del equilibrio y, especialmente, la marcha de estos pacientes”, explica el Dr. Manuel Manrique, director del Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica. 

“El implante son unos electrodos que colocamos dentro del vestíbulo laberíntico para estimular aquella parte del sistema vestibular”
Dr. Manuel Manrique

Director del Departamento de Otorrinolaringología de la Clínica

Lesión del oído interno

Este problema de equilibrio puede deberse a diferentes causas que lesionan al oído interno como por ejemplo la enfermedad de Ménière bilateral, laberintitis, medicaciones ototóxicas, traumatismos, etc. Una dolencia que muchas veces va acompañado de una pérdida de audición, por lo que este estudio va dirigido a aquellos pacientes “que tienen una hipofunción severa auditiva y vestibular, es decir, personas que no oyen y que, además, tienen una incapacidad para mantener el equilibrio en la marcha sin otras opciones de tratamiento”, reconoce el Dr. Nicolás Pérez, especialista en Neuro-otología del Departamento de Otorrinolaringología.

Estudio del primer implante vestibular para el desequilibrio

Precisamente, la falta en la actualidad de una terapia efectiva muestra la importancia de este estudio que, pese a encontrarse todavía en un estado temprano, “está obteniendo resultados muy prometedores para conseguir que estas personas mejoren su calidad de vida y sean de nuevo autónomas”, reconoce la Dra. Raquel Manrique-Huarte, especialista de Otorrinolaringología.

Consorcio europeo

Este ensayo clínico está financiado por el programa europeo ‘Horizonte 2020’ dentro de la convocatoria FETOPEN y en él, además del Hospital Universitario Insular y la Clínica, participan la Universidad de Roma y la Universidad de Amberes. En esta primera fase se van a colocar tres implantes en cada uno de los centros, en total, una muestra de 12 pacientes. 

“Previamente hacemos una serie de pruebas para confirmar que el paciente es idóneo para el estudio y la cirugía en la que colocamos un implante vestibular-coclear. Posteriormente, se hace un seguimiento tanto auditivo como de equilibrio para ver la evolución y definir de manera objetiva si hay una mejoría. Si los resultados son positivos, se podrá empezar una fase con un reclutamiento más amplio, por lo que, aunque todavía estamos en el inicio, este prototipo abre un campo de investigación sumamente interesante al poder alcanzar una rápida aplicabilidad clínica”, concluye el Dr. Manrique.

Texto:
María Domínguez
Fotografía:
Manuel Castells

Este artículo ha sido publicado por la Clínica Universidad de Navarra en la revista Noticias.cun.