Podríamos decir que esta ha sido la estela que han seguido los profesionales de la Clínica. Todos. Los que nos han precedido y los que ahora mismo llevan con orgullo esta marca que nos vuelve a situar como el hospital privado español con mejor reputación (MRS 2020) y como el único Smart hospital privado español del mundo, en el ranking de Statista, y uno de los mejores hospitales del mundo, según el mismo organismo. 

Si esto es así es porque contamos con profesionales con un gran talento, inherente a la identidad de la Clínica, y con una gran dedicación a cada paciente. Nuestro compromiso por ofrecer al paciente la mejor medicina disponible para su enfermedad, conlleva estar rodeados de profesionales con una inquietud permanente por investigar, innovar, compartir conocimiento y buscar la mejor tecnología para la investigación, el diagnóstico y el tratamiento. Hospital inteligente suele aplicarse a dotación tecnológica e inteligencia artificial, pero yo lo aplico también a los profesionales —todos— que integran la Clínica.

Porque somos La Clínica, somos una institución en continuo movimiento, es el que nos ha permitido crecer y ser reconocido como uno de los mejores hospitales del mundo, el que nos ha llevado a ser referentes internacionales en enfermedades de altísima complejidad y en investigación.

La innovación se vive en todos los departamentos de la Clínica, desde Dietas, hasta la Oncología. Y también en las herramientas que tenemos para comunicarnos con el paciente. Hace un año, justo antes de la pandemia, veía la luz la versión actual de la web: facilitaba el uso y respondía a las nuevas necesidades de información para el paciente. Hoy tiene entre sus manos el primer ejemplar de la nueva versión de nuestra revista, con una tirada innovadora, que busca adaptarse a los nuevos formatos de la comunicación escrita, sin duda, con el mismo éxito con el que renovamos nuestra web.

En este movimiento propio de la Clínica de renovación, yo también me muevo y cedo el relevo, como en su día hicieron conmigo, sin duda para que esta institución siga creciendo y mejorando. Seguiré cercano a la Clínica, no sólo por el cariño que tengo a esta magnífica casa, a sus profesionales y a sus pacientes, sino físicamente, no me voy lejos. 

Hasta siempre,