Unidad de Protección Radiológica

La dosimetría personal garantiza que todos los profesionales trabajan en condiciones de seguridad.

Los que cuidan de los que cuidan

La Unidad de Protección Radiológica de la Clínica (UPR), formada por radiofísicos y técnicos, lleva a cabo una labor de control, formación y prevención en todas las instalaciones radiactivas del hospital. Ellos son los encargados de velar por la seguridad radiológica de todos los profesionales que trabajan a diario en ellas, del público y de cualquier paciente que acuda a tratarse. 

Para ello, el primer ámbito que abordan es el de elaborar toda la documentación necesaria para conseguir las autorizaciones del Ministerio de Industria y del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para la puesta en marcha de las instalaciones. Una vez que están en funcionamiento, la UPR  lleva a cabo el control de la seguridad radiológica de las mismas y prepara las inspecciones que anualmente realiza el CSN en la instalación.

También se encargan de la dosimetría personal, es decir, toman mediciones de los niveles de radiación que están recibiendo las personas que trabajan en esas áreas. En la Unidad de Protonterapia utilizan tres sistemas: los dosímetros de solapa y de anillo, que miden la radiación debida a los fotones; y el de trazas, que mide la debida a los neutrones. Los dosímetros se envían mensualmente a una empresa de dosimetría acreditada por el CSN, que devuelve las lecturas para revisar que todo va bien en base a unos indicadores de calidad. 

Además, Protección Radiológica prepara sesiones formativas periódicas para explicar los procedimientos de actuación, los protocolos de seguridad, buenas prácticas, etc… Y se encarga de solventar cualquier duda que le pueda surgir a un trabajador sobre la exposición a la radiación en el desempeño de su labor profesional.