Servicio de Pacientes Internacionales

Dania Darwiche (izq.) y Sandra Seminario (dcha.) forman parte del equipo del Servicio de Pacientes Internacionales.

De cerca con los de lejos

Parte de los pacientes tratados en la Unidad de Protonterapia de la Clínica proceden de otros países. Aquí es donde entra en juego el papel del Servicio de Pacientes Internacionales, que facilita, por diferentes vías, el acceso a este tratamiento a personas de lugares como Canadá, Ecuador, Emiratos Árabes, Suiza, Ucrania o Portugal, entre otros. 

Ellos son los encargados de afianzar los acuerdos de colaboración con instituciones públicas, fundaciones, aseguradoras internacionales, facilitadores médicos y hospitales. Ayudan a los pacientes con las gestiones previas al viaje (por ejemplo, con los visados), les acompañan durante su estancia (ofrecen un servicio de intérpretes o les dan información sobre alojamientos) y hacen una labor de seguimiento una vez finalizado su paso por la Clínica (revisar que la facturación esté correcta o ayudar con la parte administrativa). Asimismo, reciben, revisan y traducen la historia médica de los pacientes; y hacen de nexo entre el centro o médico de referencia desde el que se deriva al enfermo y la Clínica, lo que genera unos lazos colaborativos.

Entre los pacientes y los profesionales del Servicio se crea un vínculo que termina yendo más allá de lo meramente profesional.  Por eso, es habitual verles en los toques de la Campana de los Valientes cuando el paciente finaliza el tratamiento, o que mantengan el contacto una vez concluida su estancia en la Clínica.