Paciente

"El apoyo ayuda muchísimo para interiorizar, afrontar y aprender a vivir con esta patología"

Ricardo González

Socio de la Asociación de Párkinson de La Coruña

Ricardo González era comercial visitador y recorría las carreteras del noroeste de la península sin descanso. En 2016 comenzó a sentir unas molestias cervicales constantes. Tras uno de sus viajes por la Coruña sintió un fuerte dolor en el brazo izquierdo y luego otro muy intenso en el pecho. Temiéndose lo peor acudió a los médicos y tras descartar el posible infarto comenzaron las pruebas diagnósticas. 

Tras escuchar distintas opiniones y estudiar posibles tratamientos, siguiendo el consejo de su hija pequeña -que es médico-, acudió a la consulta del neurólogo. Empezaron las primeras exploraciones y se descubrió el Parkinson, en su caso con sintomatología paralizante.

Una vez más siguiendo el consejo de su hija menor acudió a la Asociación de Parkinson de La Coruña. Como él mismo reconoce al principio se resistía y tenía auténtico miedo por lo que se imaginaba encontrar. En la actualidad recuerda con gran alegría aquel primer día en la Asociación porque ahora no cambiaría por nada del mundo todo lo que ha encontrado en ella. “A las personas que son nuevas ante la realidad del Párkinson les aconsejo en primer lugar que acudan a la asociación más cercana sin ningún miedo y que se dejen aconsejar. Además, el apoyo ayuda muchísimo para interiorizar, afrontar y aprender a vivir con esta patología, que en cada caso realmente es un mundo. En mi caso, más allá de los servicios terapéuticos y de apoyo, la Asociación ha sido crucial para asimilarlo, aceptarme a mí mismo como paciente y seguir viviendo con naturalidad. He visto como muchas personas se transforman de tal modo que al final no parecen ni siquiera que padecen la enfermedad”.