La Universidad de Navarra y la Fundación Jérôme Lejeune han suscrito un convenio de colaboración para que los alumnos de Medicina y otras áreas sanitarias puedan realizar prácticas académicas en el Instituto Médico que la Fundación acaba de inaugurar en Madrid. Se trata del primer centro europeo especializado en el tratamiento integral de pacientes con discapacidad intelectual de origen genético. Además de la atención médica, el centro dispone de un espacio de formación y divulgación y ha proyectado para el futuro la puesta en marcha de un biobanco. Su objetivo es que médicos, personal sanitario, familias, cuidadores y los propios pacientes tengan un espacio formativo en el que profesionales especialistas impartan conocimientos sobre temas importantes que les afectan.

“Para nuestros alumnos va a suponer una oportunidad única de poner en práctica el modelo de medicina que les enseñamos y por el que apostamos, con el paciente y su familia siempre en el centro, desde un profundo respeto a la dignidad de todas las personas y con una mentalidad de servicio a la sociedad”
Alberto Fernández Bartolomé

Director de desarrollo de la Facultad de Medicina

“Para nuestros alumnos va a suponer una oportunidad única de poner en práctica el modelo de medicina que les enseñamos y por el que apostamos, con el paciente y su familia siempre en el centro, desde un profundo respeto a la dignidad de todas las personas y con una mentalidad de servicio a la sociedad”, destaca Alberto Fernández Bartolomé, director de desarrollo de la Facultad de Medicina. “Por eso, que puedan completar su formación en la Fundación Jérôme Lejeune les va a aportar una formación especializada que destaca por cuidar de forma integral y con base científica a personas con discapacidad intelectual”.

Los alumnos podrán hacer prácticas en el Instituto Médico de la Fundación en Madrid.

“Colaborar en la formación de futuros médicos y profesionales de la salud en general es un paso fundamental para seguir posibilitando, ahora y en un futuro, la mejor asistencia médica para las personas con discapacidad intelectual genética. Que estos profesionales adquieran la competencia específica necesaria y una mirada centrada en el valor de estas personas durante su formación es un gran reto para hacer una sociedad verdaderamente inclusiva. Esperamos, además, que esto les genere un interés profesional adicional por estos pacientes para el futuro”, añade por su parte Pablo Siegrist, director general de la Fundación en España. “Como decía el profesor Jérôme Lejeune: la calidad de una civilización se mide por el respeto que ésta tenga por los más vulnerables de sus miembros”. 

Este convenio forma parte del plan estratégico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra para el periodo 2020-2025 con el que pretende ser una referencia en la formación de profesionales sanitarios, y que cuenta como eje vertebrador con la renovación completa del Grado en Medicina, así como una apuesta por la Ética Médica y las nuevas metodologías docentes. 

Texto:
Miguel Ángel Echávarri

Este artículo ha sido publicado por la Clínica Universidad de Navarra en la revista Noticias.cun.