La duplicidad en pruebas diagnósticas supone un coste innecesario para la Sanidad española. Una encuesta realizada para el Barómetro de la Sanidad Privada, impulsado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), desvela que, en una cuarta parte de los casos, la sanidad pública no tiene en cuenta las pruebas realizadas por la privada, duplicándose un 59% las pruebas diagnósticas como analíticas y radiografías. Los resultados muestran que durante el último año más de un 30% de las personas entrevistadas asegura haber acudido tanto a la sanidad pública como a la privada para tratar la misma patología. 

Hay que tener en cuenta que la duplicidad de pruebas diagnósticas no sólo acarrea costes innecesarios. Hay desventajas para los pacientes con la repetición de pruebas innecesarias como, por ejemplo, el incremento en la exposición de dosis radiológica a la que se someten.

Compartir las pruebas a través de la integración de la información de la sanidad pública y la privada evita gastos innecesarios, optimiza los recursos, mejora la sostenibilidad del sistema y la seguridad del paciente. Los Servicios de Salud autonómicos públicos disponen ya de un registro de Historia Clínica Electrónica (HCE) único para cada uno de sus pacientes. Esto hace que todos los episodios clínicos de un paciente y por tanto sus pruebas diagnósticas sean accesibles para un médico en cualquier hospital de la región.    

Por el contrario, en la Sanidad Privada suele existir una Historia Clínica diferente en cada organización sanitaria (bien hospital individual, bien grupo hospitalario, bien Aseguradora Sanitaria), pero no existe una historia que contenga todos los episodios clínicos de un paciente realizados en varias organizaciones sanitarias privadas ni hay un repositorio centralizado de pruebas diagnósticas por paciente. 

Ya se han puesto en práctica algunas iniciativas para evitar esta situación, como el Proyecto de Interoperabilidad de la historia clínica digital en la sanidad privada, desarrollado por la Fundación IDIS y del que ya forman parte las principales compañías aseguradoras y grupos hospitalarios de este país.

La necesidad de compartir los datos de salud está ya recogida en el reglamento del Espacio Europeo de Datos Sanitarios, cuyo objetivo es ayudar a las personas a tomar el control de sus propios datos sanitarios, apoyar el uso de datos sanitarios para mejorar la prestación de asistencia, la investigación, la innovación y la elaboración de políticas, y permite a la UE aprovechar plenamente el potencial que ofrece el intercambio, el uso y la reutilización seguros y protegidos de estos datos.

Desde InterSystems, mediante la utilización de nuestros productos y de estándares de interoperabilidad de salud del mercado como HL7, FHIR y DICOM, ayudamos a una implantación de la interoperabilidad fácil, rápida y basada en estándares sin necesidad de modificar los sistemas y aplicaciones existentes en cada organización.